Skip to main content

10 maneras de ahorrar dinero en la atención de la diabetes

Published: 8/28/17
11 readers recommend
By Emma Ryan

Por Emma Ryan 

Cómo conseguir medicamentos más baratos, encontrar programas de descuentos, obtener atención gratuita en ensayos clínicos y más

Nota del editor: Este artículo fue actualizado en diciembre de 2019. 

Read this article in English. 

Incluso para los que tienen seguro médico, la diabetes puede ser muy cara. En 2017, una persona promedio con diabetes en EE.UU. gastó 2,3 veces más en atención médica que las personas que no tienen diabetes. Como resultado, casi 1 de cada 7 adultos con diabetes de entre 18 a 64 años de edad no tomó su medicación tal como se la recetaron en 2017 y 2018 para ahorrar dinero. ¿Cómo se puede ahorrar dinero y aun así conseguir los medicamentos, los dispositivos y la atención que necesitas? Aunque encontrar maneras de gastar menos en la atención de la diabetes puede llevar tiempo e investigación adicional, los ahorros pueden valer la pena el esfuerzo extra. ¡Sigue leyendo para ver los diez consejos principales del equipo de diaTribe!

Nota: este contenido se refiere principalmente a EE.UU., ya que muchas de las estrategias de ahorro que figuran a continuación en enfocan en farmacias, programas y sistemas de seguro médico de EE.UU.

1. Comparar farmacias para encontrar los medicamentos recetados menos caros

Los precios de los medicamentos pueden variar mucho entre las farmacias, así que tu farmacia cercana podría no ofrecer el mejor precio. Por ejemplo, 60 tabletas de metformina cuestan $13 en Costco, en comparación con $21 en CVS (según nuestro último chequeo). Si no usas un seguro médico para cubrir el costo de los medicamentos, los sitios web como GoodRxLowestMed y WellRx, entre otros, pueden ayudarte a encontrar el precio más bajo para un fármaco específico entre las farmacias de tu ciudad.

Para ahorrar en medicamentos usando un seguro, pregúntales a tus profesionales de la salud sobre surtir tu receta mediante pedidos por correo en vez de ir a una farmacia local. Aunque no contarás con la asistencia de un farmacéutico, podrías descubrir que este sistema es mejor para ti. Pregúntale a tu médico sobre las farmacias online, que podrían tener copagos más bajos que las farmacias tradicionales. Sin embargo, no dejes de hablar sobre este tema con tus profesionales de la salud para asegurarte de hacerles cualquier pregunta que necesites, ya que no podrás consultar con tu farmacéutico.

En cuanto a las farmacias online, usa sitios como LegitScript para chequear si la farmacia es legal, válida y confiable.

 

2. Comprar suministros y alimentos saludables a granel

Comprar cantidades más grandes de suministros para la diabetes, como tiras reactivas para medir la glucosa, en mayoristas online podría ser menos caro que comprar cantidades menores a medida que los necesites. Si haces compras a granel de tiendas como Amazon (¡Amazon tiene ahora su propia línea de tiras!), ten en cuenta que muchos suministros tienen fecha de expiración y pueden ser vendidos por terceros (es decir, no el fabricante). Lee las reseñas con cuidado, asegúrate de que los suministros estén en su paquete original y siempre verifica las fechas de expiración.

Del mismo modo, comprar alimentos que mantengan en rango tus niveles de azúcar en sangre puede ser más barato si los compras en tiendas mayoristas como Costco, en tiendas online como Amazon o en mercados cercanos. Algunos de los alimentos favoritos de Adam Brown son las semillas de chía, el arroz de brócoli o coliflor y las hamburguesas de pavo y calabacín. Un puñado de frutos del bosque es una opción particularmente ideal de frutas bajas en carbohidratos y azúcar y se pueden congelar muy bien.

Puedes congelar las frutas y vegetales si no planeas comerlos de inmediato (consulta esta guía sobre cómo congelar casi cualquier cosa). 

 

3. Encontrar recursos educativos sobre diabetes cerca de tu hogar y enfocarte en los beneficios de HOY. ¿Por qué es importante controlar tu diabetes?

Aprender lo que puedes hacer hoy para mantener en rango tus niveles de azúcar en sangre puede ayudarte a evitar costos considerables en el futuro que te impidan buscar atención médica. Por suerte existen opciones asequibles para ayudarte a ser más activo en el control diario de la diabetes. Los recursos educativos grupales por lo general son menos caros que las consultas individuales con un médico. Visita el sitio web de la American Association of Diabetes Educator (AADE) para buscar programas cerca de tu hogar que estén cubiertos por Medicare y la mayoría de los planes médicos.

Cooking Matters ofrece cursos gratuitos de cocina y nutrición de seis semanas de duración, además de programas más cortos mediante socios locales en unos 40 estados diferentes. También brinda recetas saludables creadas por chefs con información nutricional completa y consejos para ahorrar dinero en la compra de comestibles mediante su sitio web y su aplicación móvil. Las recetas se basan en un presupuesto de $10 y, al final de cada clase, los participantes se llevan a su hogar una bolsa de comestibles para practicar la preparación de los platos enseñados ese día.

Además de mejorar la calidad de vida en el corto plazo, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a minimizar los costos de la atención médica a largo plazo. Tal como Adam Brown de diaTribe explora en Bright Spots & Landmines, enfocarse en los beneficios inmediatos de mantener en rango los niveles de azúcar en sangre, como un mejor estado de ánimo, más energía y mejores relaciones, es una herramienta para seguir motivados hoy. Adam sugiere que dormir al menos siete horas y caminar después de las comidas para corregir los niveles elevados de azúcar en sangre son primeros pasos muy simples para sentirse mejor a corto plazo.

4. Evaluar participar en un ensayo clínico

Los ensayos clínicos ponen a prueba los medicamentos y dispositivos en desarrollo o aprobados. Además de contribuir a investigaciones importantes, participar de un ensayo clínico puede permitirte recibir atención médica o suministros de manera gratuita, según el estudio. Usa la herramienta de búsqueda de ensayos clínicos de diaTribe, que te orienta en el proceso de selección basado en afecciones, ubicación, edad, etc. Siempre debes hablar con tu médico si estás considerando participar en un ensayo clínico. 

5. Conversar con tu equipo médico sobre opciones de costo más bajo

Podrías tener la opción de cambiar a una versión genérica y menos cara de tu medicamento, pero hay que tener en cuenta que muchos fármacos “de marca” tienen beneficios como menos hipoglucemia y promover la pérdida de peso (los fármacos sin equivalentes genéricos tienden a ser más nuevos). Aunque no hay demasiados fármacos genéricos para la diabetes, tu profesional de la salud podría ser capaz de cambiarte de una metformina de marca a una versión genérica y menos cara de este medicamento.

Si tomas varios medicamentos, otra estrategia es preguntar si puedes conseguir una combinación (los fármacos combinados en una píldora) que podría ser más barata. A la inversa, si ya estás tomando un fármaco combinado, verifica si el medicamento combinado cuesta más que comprar ambos fármacos por separado.

Una manera de comparar los copagos de los medicamentos recetados es contactar a la farmacia que usarías para surtir tu receta y preguntar el precio según tu plan médico. 

Por supuesto, siempre debes consultar con tu médico o equipo de salud cuando evalúes realizar cambios en tu tratamiento. 

6. Usar cupones y programas de descuentos

En Estados Unidos, hay disponibles descuentos en las farmacias para ayudar a cubrir los costos de los medicamentos. Los programas como Blink HealthInside Rx y GoodRx no tienen tarifas de membresía, obtienen descuentos mediante métodos como asociaciones directas con los fabricantes, hacen publicidad en sus sitios y negocian con las farmacias. Son una buena opción si:

  • No tienes seguro médico

  • El medicamento que te recetaron no está cubierto por tu plan de medicamentos de Medicare

  • El copago con seguro es más elevado que el precio con descuento

Sobre Blink Health:

Blink Health puede ser usado por cualquier persona, sin importar si tienen seguro o no, pero el descuento no se puede aplicar sobre la cobertura del seguro. Para usarlo, visita https://www.blinkhealth.com, busca el medicamento que necesitas, paga online y lleva la tarjeta de comprobante de compra a cualquier farmacia en EE.UU.

Sobre Inside Rx:

Inside Rx no puede ser usado por personas que tengan más de 65 o que sean elegibles para Medicaid, Medicare o Tricare. Para usarlo, visita https://insiderx.com/pricing, busca el medicamento que necesitas, lleva la tarjeta de descuento a tu farmacia y paga allí.

Sobre Good Rx:

Good Rx puede ser usado por cualquier persona, sin importar si tienen seguro o no, pero el descuento no se puede aplicar sobre la cobertura del seguro. Para usarlo, visita https://www.goodrx.com/, busca el medicamento que necesitas, lleva la tarjeta de descuento a cualquier farmacia en EE.UU. y paga allí.

Nos encantaría recibir comentarios de personas que hayan usado estas organizaciones. Por favor, ¡escríbenos aquí!

7. Elegir el plan de salud adecuado 

Los precios y opciones de cobertura cambian a menudo, lo que significa que el seguro médico más rentable un año puede no ser la mejor opción el año siguiente. Buscar y comparar planes durante el período de inscripción abierta cada año te ayudará a aprovechar las nuevas ofertas. Si no tienes seguro médico mediante tu empleador, la inscripción abierta en el US Health Insurance Marketplace o Mercado de Seguros Médicos está disponible por lo general del 1ro. de noviembre al 15 de diciembre de cada año. Si tienes Medicare, puedes usar los recursos de Medicare.gov para encontrar el mejor plan durante la inscripción abierta del 15 de octubre al 7 de diciembre cada año. Comparar seguros médicos es una tarea difícil y a menudo confusa: usa esta guía para entender los seguros médicos en EE.UU.

Si estás en la búsqueda de un seguro, ten cautela con los planes con deducibles altos. Estos pueden tener pagos mensuales más bajos (“primas”) que los planes con deducibles menores, pero es probable que requieran que pagues mucho más antes de que se active tu seguro médico: eso es el deducible. Y para los planes “bronce”, este puede ser de hasta $5.000 de gastos de bolsillo antes de que el seguro empiece a cubrir cualquier gasto. A lo largo de un año, los planes con deducibles altos pueden ser más caros.

Chequea la lista de “formulario” del plan de salud para descubrir qué medicamentos están cubiertos. La mayoría de los formularios incluyen niveles de cobertura. Por lo general los medicamentos del “nivel 1” o “de preferencia” tienen los costos de bolsillo más bajos, mientras que los fármacos de “nivel 3” o “no preferidos” suelen tener costos de bolsillo más elevados.

8. Usar los servicios dentro de la red y conseguir una derivación, si es necesario

La red es un grupo de instalaciones, prestadores de servicios de salud y médicos con los que tu seguro médico tiene un contrato. Los tipos de plan como el Plan de organizaciones de proveedores exclusivos (EPO en inglés) o la Organización para el mantenimiento de la salud (HMO en inglés) por lo general limitan la cobertura a determinados médicos, especialistas y hospitales dentro de la red del plan, a excepción de las emergencias. Con estos planes, es más probable que pagues más por el costo de usar los servicios médicos que estén fuera de la red. 

Visita el sitio web de tu aseguradora o llama al número de atención al cliente que figura en la tarjeta de tu seguro para obtener una lista actualizada de los médicos, instalaciones y prestadores que están en la red de tu plan.

  • Los planes HMO por lo general requieren de una “derivación o referido” de un médico de cabecera antes de ir a un especialista, como un endocrinólogo o podólogo. Si no tienes la derivación, tendrás que pagar más por la consulta con el especialista.

  • Un plan EPO cubre las visitas al especialista sin necesidad de una derivación.

  • Los planes de Organización de Proveedores Preferidos (PPO en inglés) y de Punto de servicio (POS en inglés) cubren parcialmente los servicios fuera de la red, pero requieren que pagues más que por los servicios que están dentro de la red. Al igual que los planes HMO, los planes POS puede que no cubran una consulta a un especialista sin una derivación de tu médico de cabecera. Los planes PPO por lo general cubren la consulta con el especialista sin la derivación.

Si tienes un plan HMO o POS, consigue una derivación de tu médico de cabecera para cubrir cualquier consulta con un especialista. 

 

9. Evaluar el uso de una Cuenta de Gastos Flexible (FSA en inglés)

Las FSA son una opción para las personas que tienen seguro médico a través de su empleador y que permiten a los empleados asignar dinero de su sueldo a una cuenta de ahorros exento de impuestos. El dinero de la FSA se puede usar para gastos médicos, odontológicos y oftalmológicos no cubiertos por el seguro. La ventaja de una FSA es que ahorrar dinero exento de impuestos reduce tus ingresos imponibles y te ofrece más para usar en gastos médicos. Las FSA están limitadas a $2.700 al año por empleador, pueden aplicar a cónyuges y dependientes y se pueden usar para pagar deducibles y copagos pero no las primas del seguro. La mayoría de las FSA no devuelven los fondos no usados, así que los empleados perderán todo el dinero que no hayan usado en ese año.

Habla con tu empleador si te interesa abrir una FSA.

 

10. Aprovechar los programas de asistencia al paciente

Los programas de asistencia al paciente que ayudan a las personas a acceder a sus medicamentos recetados están disponibles a través del gobierno, los fabricantes y organizaciones sin fines de lucro. Partnership for Prescription Assistance (PPA), Needy Meds y RxAssist tienen recursos online para determinar la elegibilidad y conectarte con estos programas. Los requisitos de elegibilidad dependen del programa específico, así que puede ser que recibas asistencia incluso si tienes seguro. Por ejemplo, las tarjetas de copago pueden ser usadas por personas con seguro privado. La PPA también te permite buscar clínicas gratuitas y de bajo costo en tu área.

Puedes obtener más información sobre los requisitos de elegibilidad y cómo solicitar los beneficios aquí

Sabemos lo complejo que se ha convertido el hecho de pagar por la atención médica debido a diversos factores, entre ellos, los precios más elevados de los medicamentos y dispositivos, además de que los pacientes deben pagar porciones mayores de los costos médicos. Sumados a los consejos que acabamos de enumerar, a continuación figuran más recursos para ahorrar dinero en la atención de la diabetes:

Share this article